Caspe: ¿grabados de la Edad del Bronce?


La noticia de estos grabados la tenemos de nuestro amigo Pedro Gasión, de Mas de las Matas, con quien realizamos una visita a la zona.

El lugar es una formación rocosa, no lejos de la necrópolis y el poblado íbero de la Loma de los Brunos. 

El problema de estos grabados es siempre su datación. En este caso, pueden ser prehistóricos (las cruces serían antropomorfos), pero también medievales (las cruces serían símbolos católicos) o hechos en diversas épocas (a modo de ejemplo, podemos observar la sílaba "Ma" en la parte baja del conjunto, hecha en épocas recientes).

He aquí un dibujo del grabado, hecho a mano alzada:


Podemos apreciar:

- una cruz mayor que el resto dentro de un recinto

- un conjunto de cruces, más pequeñas, repartidas por todo el conjunto

- a la izquierda de la cruz mayor, un gran signo en forma de "8"

- diversos signos en los extremos derecho e izquierdo del conjunto, que no pertenecen al alfabeto íbero.

Lo que sí parece es que se está tratando de representar una escena en la que la cruz dentro del recinto y el "8" son las figuras centrales, mientras que un grupo de cruces se sitúan en los alrededores. Interpretar este escena presenta tantas dificultades como su datación.


Detalle de algunos elementos

La roca de al lado de este conjunto, tiene grabado en letras de unos 30 centímetros la palabra "IBERI" ("íberos" en latín).



El arte esquemáticoTextos de Antonio Beltrán

"Tanto en la Península como en Aragón los nuevos modos gráficos de expansión denotan una inmersión, por una especie de ósmosis, en ideas generales y hasta universales, la fuerza de conceptos entroncados con el Oriente Próximo, la incidencia de corrientes tanto mediterráneas como atlánticas que llegan a entrecruzarse, nuevos ritos funerarios con el megalitismo como expresión monumental y un cambio fundamental en las técnicas en la organización política y socioeconómica y en los modos de vida". ("Mito, misterio y sacralidad", Antonio Beltrán)

"Progresiva pérdida del naturalismo en las formas animales, incluso si no se llega a esquemas geométricos o símbolos de estas figuras. Consiguientemente la corrección o desaparición del movimiento, lo que no significa que siempre nos hallemos frente al estatismo derivado de la rigidez. Disminución del tamaño medio de las figuras, para las que podríamos establecer un promedio de 15-20 centímetros, aunque no sean raras las de 0,30 metros. Acentuación de la estilización o esquematismo en las figuras humanas como uno de los rasgos más visibles. (...) Persistencia de los temas de escena de hombres y animales o de animales agrupados entre sí pero sin determinación de volumen ni perspectiva, normalmente con pocas figuras en cada escena y sin normas claras de composición; predomina el estatismo sobre el movimiento. Aparición de nuevos temas que permiten establecer relaciones concretas con culturas determinadas; por ejemplo, ídolos oculados, cuerpos femeninos formados por dos triángulos opuestos por el vértice, hombres estilizados abeto o como la letra griega 'phi', a modo de halteres o pesas que utilizaban los atletas griegos para favorecer el impulso del salto, los enigmáticos laberintos y las innumerables formas geométricas intestinales, espirales, concéntricos, asociación de líneas y puntos, etc. Determinación de nuevos convencionalismos en la representación humana, cada vez más simplificada, en la totalidad de la figura en forma de doble Y, cruciformes, esquemas en golondrina o en parte de sus cuerpos, cabezas con un simple ensanchamiento redondeado de la línea vertical del cuerpo, prolongación de éste para indicar el pene o bien radiaciones en la cabeza o manos y pies. No se combinan pintura y grabado". ("Mito, misterio y sacralidad", Antonio Beltrán)

Ejemplo de pintura esquemática: "Una anécdota esclarecedora me ocurrió en el Tassili n'Ajjer con Alí, el antiguo cabo argelino del ejército francés (....), quien, tras una conversación nocturna sobre la lluvia que hacía florecer los 'ouadis' o barrancos secos, los charcos o 'gueltas', los 'taruts' o cipreses bimilenarios, el camello y la meseta, estaba por la mañana a la puerta de la tienda de campaña plasmando nuestra conversación "esquemáticamente" mediante dos trazos verticales, uno largo y otro corto, otros en forma de signo pi, líneas horizontales, un círculo y líneas de trazos discontinuos diagonales. La cosa estaba clara (para él): el trazo largo era yo con mis 1,62 de talla, el corto él con sus casi dos metros, el pi el camello, el círculo el sol, la horizontal el 'ouadi' y las diagonales la lluvia. Todo era muy sencillo para quien lo hizo y casi críptico para quien no estuviera en el secreto". ("Mito, misterio y sacralidad", Antonio Beltrán)

"No pensamos que el arte esquemático sea el momento final de la evolución de las estilizaciones levantinas, sino consecuencia de un cambio de mentalidad aportado por los metalúrgicos que se enterraron en megalitos, en cuevas o fosas y que introdujeron símbolos nuevos, como los ídolos oculados, los hombres en 'phi', los 'halteres', las formas bitriangulares, etc., y animales cuyos cuerpos se expresan por una línea dorsal horizontal y otras rectas perpendiculares para la cabeza con el cuello o las patas". ("El arte rupestre en la provincia de Teruel", Antonio Beltrán Martínez)